Un grave bug obliga a aplazar el lanzamiento de la última versión de Ubuntu Linux. Tendría que haber estado lista hoy

Un grave bug obliga a aplazar el lanzamiento de la última versión de Ubuntu Linux. Tendría que haber estado lista hoy

Ubuntu no es, precisamente, una distribución Linux que nos tenga acostumbrados a un ritmo errático en sus lanzamientos. Por el contrario, suele ajustarse a su calendario preestablecido. Sin embargo, la comunidad ‘ubuntera’ esperaba el lanzamiento de Ubuntu 22.04.1 para el día de hoy… y ya sabemos que no éste no será el caso.


¿Qué ha pasado? La razón de este contratiempo radica en un grave bug que impide que las aplicaciones Snap (un formato de instalación creado y popularizado por la propia Ubuntu) puedan siquiera ejecutarse en aquellos equipos que hacen uso de la opción de instalación OEM.

Por instalación OEM entendemos aquella que realizan los distribuidores de hardware que preinstalan Ubuntu en sus equipos, pero dejando en manos del comprador minorista ciertos detalles de configuración —que habitualmente se detallan durante la propia instalación, como, las preferencias de idioma, horario, teclado y la creación de cuentas de usuario—.

Łukasz Zemczak, ingeniero de software de Canonical, ha explicado en la lista de correo oficial de Ubuntu que, obviamente, «este comportamiento observado en nuestras ‘release candidates’ afectaría seriamente la experiencia de cualquier usuario cuyo inicio de sesión se haya creado después de una instalación OEM».

«Para no comprometer la calidad de los medios de instalación, hemos decidido retrasar el lanzamiento de 22.04.1 una semana, lanzando el 11 de agosto de 2022″.

Por fortuna, Ubuntu 22.04.01 no es una ‘versión mayor’ de Ubuntu, sino que sería el equivalente a un ‘Service Pack’ de Windows. La 22.04 vio la luz el pasado mes de abril, y era una versión LTS: ofrecía ‘soporte extendido’ (esto es, seguirá recibiendo actualizaciones hasta 2027), y Canonical no volverá a lanzar otra LTS hasta dentro de dos años.

El lío de las Snap

Lo ocurrido no hará sino recrudecer el debate sobre las aplicaciones Snap, ya muy cuestionadas por la comunidad linuxera, que las acusa de ‘hinchar’ las instalaciones (cada paquete incluye todas las dependencias del programa, por lo que una misma biblioteca puede estar instalada potencialmente cientos de veces en un mismo equipo).

Precisamente, uno de los aspectos más polémicos de Ubuntu 22.04 fue su cambio de Firefox (el navegador predeterminado de la distribución) de un paquete APT tradicional a uno Snap: muchos usuarios se quejaron, además, de que percibían un rendimiento más lento en la aplicación.

Eso por no mencionar que una vulnerabilidad de la paquetería Snap ya obligó, el pasado mes de febrero,** a parchear las distribuciones compatibles** con la misma para evitar exponer a ataques basados en la escalada de privilegios.

(function() { window._JS_MODULES = window._JS_MODULES || {}; var headElement = document.getElementsByTagName(‘head’)[0]; if (_JS_MODULES.instagram) { var instagramScript = document.createElement(‘script’); instagramScript.src = ‘https://platform.instagram.com/en_US/embeds.js’; instagramScript.async = true; instagramScript.defer = true; headElement.appendChild(instagramScript); } })();


La noticia Un grave bug obliga a aplazar el lanzamiento de la última versión de Ubuntu Linux. Tendría que haber estado lista hoy fue publicada originalmente en Genbeta por Marcos Merino .

Fuente

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: